Salud reproductiva

¿Cuándo sospechar la presencia de quistes en los ovarios?

Factores ambientales como la obesidad, el tipo de alimentación y el estrés, pueden generar ovarios poliquísticos o incluso, el síndrome de ovario poliquístico.
image

¿Cuándo sospechar la presencia de quistes en los ovarios?

Muchas mujeres con ovarios poliquísticos no detectan esa condición en sus órganos debido a que no se presentan molestias claras y en algunos casos sólo se dan cuenta de esa situación cuando buscan quedar embarazadas y no lo consiguen. En esos casos, deben acudir a un especialista y descubrir que la ausencia de ovulación puede ser causada por la existencia de quistes.

Para el doctor Nelson Solís Almonacid, especialista de la clínica Oncogyn en Perú, "hay que tener en cuenta que esto no es una enfermedad sino por el contrario, es una condición física".

Solís Almonacid sostuvo que entre las complicaciones más frecuente que se pueden dar, se encuentran las de tipo endocrinológico, como el caso de síndrome de ovario poliquístico, del cual se dice que por lo menos de cada 100 mujeres 5 ó 7 lo padecen.

Del mismo modo, el galeno indicó que puede haber cierta información genética, si es que la madre o el padre son diabéticos o si la madre también tiene este problema hormonal, que causaría que sea hereditario.

Agregó que los factores ambientales como la obesidad, el tipo de alimentación y el estrés, pueden generar ovarios poliquísticos o incluso, el síndrome de ovario poliquístico.

El especialista recomendó que la primera sospecha que debe tener la mujer, es si tiene ciclos alterados, irregulares, que sean largos, los cuales pasen de los 35 días. Es aquí donde debe haber una sospecha. Sin embargo, aclaró que no en todos los casos esa situación se relaciona necesariamente con quistes en los ovarios.

Acotó que si una mujer se encuentra con algunos folículos aumentados durante sus consultas periódicas, debe descartar si el ovario presenta un tamaño alterado. Asimismo, puede ser una alerta para aquellas mujeres a las que se les dificulta quedar embarazadas o si tienen síntomas de masculinización, como exceso de vello en los brazos, bigote, patillas, acné o en ciertas mujeres que tienen tendencia a la obesidad.