Salud reproductiva

El aseo ayuda a evitar el cáncer de pene

La circuncisión puede disminuir el riesgo. A los hombres incircuncisos se les debe enseñar desde muy temprana edad la importancia de la limpieza del área que se encuentra por debajo del prepucio, como parte de su higiene personal.
image

El aseo ayuda a evitar el cáncer de pene

Una buena higiene de las partes íntimas del hombre ayuda a evitar complicaciones temibles como el cáncer de pene. El urólogo Jackson Briones explicó que la falta de aseo del pene, así como la ausencia de la circuncisión hacen que las bacterias proliferen y, por ende, puedan surgir problemas severos.

El virus del papiloma humano, VPH, y una alimentación deficiente, son factores que elevan el riesgo en los hombres de padecer cáncer en su órgano reproductor, dijo.

"La higiene es fundamental para evitar esta enfermedad. Todos los días debemos ducharnos y lavar nuestros genitales. Dejarle el camino abierto a las bacterias e infecciones es inadecuado", expresó.

El esmegma, una sustancia maloliente, con apariencia de queso, que se encuentra por debajo del prepucio del pene, puede incrementar el riesgo de este tipo de cáncer.

Los hombres incircuncisos que no mantienen el área por debajo del prepucio limpia, así como los que tienen antecedentes de verrugas genitales o el virus del papiloma humano (VPH), están en mayor riesgo de sufrir este extraño trastorno.

Briones detalló que este tipo de cáncer es muy agresivo, debido a su gran crecimiento en un corto periodo de tiempo, con consecuencias tan graves como la deformación de los genitales o la muerte.

"Estudios reflejan que 90 por ciento de los casos de cáncer de pene se dan en pacientes con fimosis, un trastorno en el que el prepucio contraído no puede retraerse sobre el glande. Eso hace más complicado el aseo de esta zona", detalló.

Agregó que sólo entre 5% y 10% de los hombres padecen la enfermedad. El primer síntoma es la aparición de una pequeña mancha café  o un grano pequeño, parecido a una espinilla, en el área de los genitales que en poco tiempo crece y comienza a deformar el pene. Eso suele generar incontinencia en el paciente.

"Existen varios tratamientos para el cáncer de pene. Entre ellos, la cirugía, que es el más común para tratar cualquiera de las etapas del mal. También hay algunas cremas para las lesiones del VPH, pero debe haber un constante monitoreo del urólogo y la biopsia previa", detalló.

La circuncisión puede disminuir el riesgo. A los hombres incircuncisos se les debe enseñar desde muy temprana edad la importancia de la limpieza del área que se encuentra por debajo del prepucio, como parte de su higiene personal.

Una buena higiene personal y las prácticas de relaciones sexuales con precaución, como la abstinencia, la limitación de las parejas sexuales y el uso de condones para prevenir la infección por el VPH, pueden disminuir el riesgo de desarrollo de este tipo de cáncer.





Fuente: UN