Salud reproductiva

¿Es el corazón o el cerebro el que se enamora?

Los resultados de la investigación arrojaron que las alteraciones neuronales acaecidas en el cerebro cuando se está enamorado, alteran la percepción y por ello, es probable que por ello algunas personas tiendan a idealizar a su ser amado.
image

¿Es el corazón o el cerebro el que se enamora?

Un estudio científico realizado en la Universidad de Syracuse, Estados Unidos, aseguró que en la experiencia del amor intervienen alrededor de 12 áreas del cerebro, que producen sustancias químicas como la dopamina, la oxitocina y la adrenalina, que inducen a la euforia.

La autora de la investigación, Stephanie Ortigue, revela que la activación de estas zonas cerebrales, pueden generar diversos estímulos en el corazón. Además, el trabajo publicado en Journal of Sexual Medicine, revela que el cerebro humano tarda aproximadamente medio segundo para caer bajo las redes del amor, tiempo en el cual el órgano es capaz de liberar los neurotrasmisores que generan las respuestas emocionales.

Los resultados de la investigación también arrojaron que las alteraciones neuronales acaecidas en el cerebro cuando se está enamorado, alteran la percepción y por ello, es probable que por ello algunas personas tiendan a idealizar a su ser amado.

Tres etapas para enamorarse

Tres etapas para enamorarse

Helen Fisher, de la Universidad Rutgersen New Jersey, concluyó en una investigación que existen tres etapas bien diferenciadas en el amor, disímiles por los procesos químicos que intervienen en ellas. La producción de diferentes niveles de sustancias u hormonas explican la aparición de sensaciones como la lujuria, el pensamiento repetitivo en la persona deseada y hasta las ganas o no de comprometerse en una relación formal.

En la primera etapa se desencadena la lujuria y en ella el deseo sexual es la protagonista, gracias a la elevación en la producción de la testosterona y la progesterona. Posteriormente ocurre la etapa de atracción / enamoramiento donde se experimentan sensaciones como las mariposas en el estómago, debido a la segregación de sustancias como la dopamina que se libera a través de situaciones placenteras.

La última etapa de fijación / apego se caracteriza por la liberación de oxitocina, sustancia que se vincula con la habilidad de unión entre unos y otros. Además, se segregan endorfinas que fortalecen el sistema inmune y ayudan a aliviar el dolor.

Amor para el corazón

Amor para el corazón

Las emociones y los sentimientos vinculados con el amor influyen considerablemente en la salud de quienes los experimentan. Una investigación de la World Heart Federation reveló que las personas que tienen vínculos cercanos con su pareja, amigos y familiares tienen una mejor presión arterial, así como un riesgo menor de sufrir de ansiedad, estrés y depresión.

El estudio, además advierte que un entorno feliz aumenta entre 2 y 4 veces la capacidad de reponerse a cualquier problema de salud.

Con información de agencia