Salud reproductiva

Ingerir viagra sin supervisión médica pone en grave riesgo la salud y la vida

El consumo de viagra entre la población mexicana es realizado sin la supervisión médica adecuada y sin estricto control sobre sus condiciones de venta, esto pone en grave riesgo la salud y la vida de quienes lo utilizan.
image

Ingerir viagra sin supervisión médica pone en grave riesgo la salud y la vida

 

UAM. El consumo de viagra entre la población mexicana es realizado sin la supervisión médica adecuada y sin estricto control sobre sus condiciones de venta, esto pone en grave riesgo la salud y la vida de quienes lo utilizan.

Así lo considera el doctor Eduardo Gámez Valdés, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), quien en entrevista afirmó que hacer uso de este medicamento sin una evaluación médica puede causar congestión cardiaca, angina de pecho o incluso priapismo (erección persistente).

El investigador aseguró que tener una erección durante más de cuatro horas como resultado de la ingesta de viagra puede dar origen a una necrosis del epitelio peniano.

Antes de prescribir esta pastilla debe someterse al individuo a un estudio médico integral con el objetivo de conocer la eliminación del fármaco a nivel de hígado, así se evitará una hepatitis medicamentosa, problemas renales, varices, cirrosis hepática, insuficiencia hepática o una hepatitis fulminante.

Tomar este tipo de precauciones es absolutamente necesario, no hay un medicamento inocuo, todos son factibles de provocar efectos indeseables, apuntó el doctor Gámez Valdés.

A pesar de lo descrito y aún tratándose de un medicamento controlado, continuó el investigador, el viagra y sus similares pueden adquirirse sin receta médica porque la normatividad dispuesta para su venta no se cumple.

El profesor señaló que en México no existen estadísticas confiables, ni estudios rigurosos sobre disfunción eréctil. “Basarnos en evaluaciones realizadas en otros países resulta grave porque el metabolismo de los mexicanos es diferente al de los habitantes de otras naciones, sus criterios no aplican a nosotros”.

Los beneficios y la utilidad del medicamento ponderado en algunos estudios dan la impresión de estar manipulados estadísticamente, ya que la cantidad de pacientes valorados no es lo suficientemente amplia para determinar si el medicamento sirve o no, aseveró el académico.

Por ejemplo, “en pacientes con insuficiencia renal, hay una casuística que menciona a ocho personas, en un país donde la insuficiencia renal es un problema esta cifra no es nada”.

Hay autores que refieren alteraciones de la visión, “el sujeto comienza a ver en azul, no en colores, es una intoxicación a nivel del sistema nervioso central y se desconocen las causas”.

En opinión del experto, los laboratorios Pfizer –primeros en elaborar viagra y cuya patente vence en 2013– ofrecen un producto de calidad, pero los denominados genéricos despiertan dudas sobre su biodisponibilidad, además el producto puede tardar mucho tiempo en disolverse y absorberse por vía digestiva.

La disfunción eréctil es un problema psicológico, neurológico y hormonal. Generalmente se presenta después de los 40 años de edad, pero el estrés y situaciones adversas propias de la vida moderna han causado que afecte a población más joven.

Afortunadamente es una enfermedad curable, pero requiere de un trabajo multidisciplinario e integral, además de que el paciente acepte sus limitaciones, finalizó el investigador.