Salud reproductiva

Las mujeres indígenas mexicanas son las que más mueren durante el embarazo

En México hasta el 87 por ciento de los partos cuentan con asistencia profesional, pero en Chiapas es porcentaje es de apenas el 36,1 por ciento, según los Indicadores sobre el Derecho a la Salud en México. Mejorar la salud materna es el quinto Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM).
image

Las mujeres indígenas mexicanas son las que más mueren durante el embarazo

La tasa de mortalidad materna en México es de 53 decesos cada 100 mil nacidos vivos, una cifra similar a la de muchos países latinoamericanos; pero cuando se estudia que sucede entre las mujeres indígenas, el dato es alarmante: la tasa se duplica. México está muy lejos de cumplir las metas del milenio en reducción de muertes de mujeres embarazadas.

En el suroccidental estado de Guerrero, con alta población rural e indígena, la tasa crece hasta 103,2 muertes maternas cada 100 mil nacimientos.

En la misma región, en los estados de Oaxaca y Chiapas los datos no son menos alarmantes. La tasa se ubica en 82 y 80 respectivamente.

Rafaela Schiavon, directora de Ipas-México, explicó a IPS que "estas mujeres suman una serie de vulnerabilidades por su etnicidad, bajo nivel educativo y la ausencia de acceso a oportunidades de desarrollo", las cuales las colocan en riesgo de sufrir una muerte materna. Ipas es una organización internacional dedicada a trabajar con grupos de riesgo en salud reproductiva.

Lina Rosa Berrio, directora de la ONG Kinal Antzetik, le dijo a IPS que se verifican "enormes dificultades” para reducir la tasa de mortalidad en mujeres indígenas, debido a una “gran inequidad en el acceso a la salud”.

Solamente en la jurisdicción indígena de la Costa Chica de Guerrero en lo que va del año tienen registro de ocho casos de muerte materna. "Todas ocurrieron en el traslado o en las comunidades, las cuales están absolutamente alejadas, con dificultades de acceso a servicios de salud, incluso a unidades básicas, por el gran nivel de pobreza", detalla.

Schiavon sostiene que la ausencia de infraestructura en salud y la lejanía de los servicios son sólo una muestra de que "México tiene más pendientes que avances para garantizar la salud materna de las mujeres rurales e indígenas".

Las especialistas explican que para reducir la mortalidad materna es fundamental aumentar la proporción de partos asistidos por personal médico capacitado.

En México hasta el 87 por ciento de los partos cuentan con asistencia profesional, pero en Chiapas es porcentaje es de apenas el 36,1 por ciento, según los Indicadores sobre el Derecho a la Salud en México.

Mejorar la salud materna es el quinto Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) y ya figura como uno de los que acumulará más incumplimientos en todo el planeta, alertan los especialistas.

“Si no se toman medidas urgentes, es casi un hecho que México no podrá cumplir con el Objetivo del Milenio de la Organización de Naciones Unidas de reducir la mortalidad materna en 75% entre 1990 y 2015”, alerta Diego de la Mora Maurer, Coordinador del Área de presupuestos y políticas públicas del centro de análisis Fundar.

El especialista explicó que “la tendencia a la baja en la mortalidad materna desde finales de los noventa se revirtió en 2009”, cuando volvió a trepar a 64,5%.

Y cuando se habla de dinero, la inversión lejos de crecer, cae. Según datos de Daniela Díaz, otra investigadora de Fundar, el proyecto de presupuesto de México en 2012 prevé una disminución del 21% para el programa de reducción de la mortalidad materna, que contará sólo con 242 millones de pesos (unos 17 millones de dólares).

Los especialistas alertan además sobre la falta de infraestructura médica. México con 0.63 camas por cada mil habitantes sin seguridad social y baja hasta 0.1 en las zonas más necesitadas. Díaz asegura que “prácticamente ni atiende partos normales, ni tiene la capacidad de estabilizar emergencias obstétricas”.

La subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud en México, explica que las principales causas de muerte de embarazadas es la preeclampsia (problemas de hipertensión); la eclampsia (aparición de convulsiones o estados de coma) y también las infecciones, las neoplasias (existencia de tumores) y menor medida las embolias pulmonares. Las edades donde se registran más casos de muertes maternas son entre los 35 y los 44 años.

Con información de IPS