Salud reproductiva

Modelo informático permite simular contracciones del parto

Conocer el funcionamiento mecánico del útero en el momento del parto puede ser útil para evitar los nacimientos prematuros, ya que muchos de ellos se producen precisamente porque las contracciones del parto comienzan demasiado temprano.
image

Modelo informático permite simular contracciones del parto

Un modelo informático desarrollado por investigadores de India y Francia permite predecir el comportamiento de las células uterinas según aumentan o disminuyen las conexiones eléctricas entre ellas.

En el modelo informático desarrollado por Sitabhra Sinha y sus colegas matemáticos en India, junto con expertos franceses, se vio que cuando existen pocas conexiones entre elementos activos (células adyacentes) las oscilaciones en el sistema eran asincrónicas. A medida que aumentaba el número de acoplamientos se observaron grupos de elementos que oscilaban con la misma frecuencia y que llegaron a fusionarse hasta que todos lo hacían, con la excepción de algunas regiones inactivas.

En la fase final, todos formaron una única onda, similar a las observadas experimentalmente en el útero de una cobaya

Por tratarse de un modelo, no se puede decir que refleje exactamente la realidad. Para algunos expertos ajenos al trabajo se trata de una contribución muy interesante a la hipótesis de que el aumento de la conectividad eléctrica es lo que da lugar a las contracciones, mientras que otros señalan que faltan elementos por tener en cuenta en el proceso, posiblemente factores biológicos.

Las células del útero poseen conexiones eléctricas que les permiten moverse en sincronía durante las contracciones del parto. Así lo comprobó esta investigación que ha utilizado un modelo informático para simular el funcionamiento del útero.

En nuestro organismo existen otras situaciones en las que un grupo de células es capaz de moverse rítmicamente, por ejemplo durante el latido del corazón. Sin embargo, en este caso el mecanismo de la contracción se conoce bien, ya que hay un grupo de células especializadas que funcionan como una especie de marcapasos biológico y coordinan los movimientos.

En el caso del útero las contracciones solo se dan durante el parto y además no existe tal marcapasos.

Los resultados de este trabajo, publicado en la revista Physical Review Letters, aclaran en parte el misterio. En el útero existen dos tipos de células: unas musculares, capaces de contraerse y expandirse cuando reciben impulsos eléctricos, y otras de tipo pasivo que se encargan de conectar las células musculares entre sí.

En el momento del parto las conexiones se incrementan progresivamente, de forma que el número de células que se contraen también aumenta. Además, cuando existen pocas conexiones las células se mueven de forma asincrónica, y según van aumentando, los movimientos empiezan a ser más acompasados hasta que todos los grupos se fusionan y forman una única onda de contracción.