Salud reproductiva

Saliva de los padres fortalece sistema inmune en recién nacidos

Investigadores suecos señalaron que los padres que tenían el hábito de limpiar el biberón de sus bebés chupándolo, fortalecieron el sistema inmune de sus hijos, quienes fueron mucho menos propensos a tener asma, eczema y sensibilización.
image

Saliva de los padres fortalece sistema inmune en recién nacidos

Expertos en pediatría de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia, señalaron que la transferencia de saliva de padres a hijos recién nacidos, a través del biberón, puede disminuir el riesgo de alergia en los bebés.

El alergólogo y pediatra Bill Hesselmar y su equipo discutieron las distintas formas en que una bacteria puede entrar en el cuerpo de un recién nacido. Sabían que la saliva es una rica fuente de bacterias y el biberón o chupete surgió como la mejor herramienta de traspaso.

Se estudió a 184 bebés desde su nacimiento y a los que más tarde (18 y 36 meses) se les hicieron exámenes de alergia clínica y sensibilización a alérgenos en el aire y en los alimentos.

Más del 70 por ciento de los bebés utilizó biberón. Los hijos de padres que tenían el hábito de limpiarlo chupándolo fueron mucho menos propensos a tener asma, eczema y sensibilización.

"Queríamos saber qué tan temprana la exposición a bacterias puede afectar el sistema inmune", aseveró Hesselmar. "Pensábamos, y con este estudio lo comprobamos, que necesitas ser colonizado con bacterias inofensivas a temprana edad, de manera tal que se estimule al sistema inmune para que te proteja de alergias".

Por su parte, especialistas españoles en odontopediatría, advirtieron que existen consecuencias negativas a la hora de cultivar la flora bacteriana de los bebés con las bacterias de la saliva de los padres.

La odontopediatra, Ruth Mayné, profesora de la Universidad de Barcelona, expresó que los investigadores en Suecia no estudiaron los hábitos de higiene bucal de los padres y tampoco revisaron la higiene bucal de los bebés una vez que le salieron los dientes de leche.

"La trasmisión bacteriana precoz no es lo más adecuado para el bebé si la madre o el padre tiene una enfermedad periodontal", explicó Mayné. "Si esa trasmisión bacteriana desfavorecida pasa al bebé, la colonización se hará con bacterias no positivas. Y si hablamos de que la saliva viene de los dos padres es todavía más preocupante".

La experta recuerda que las recomendaciones en materia de odontopediatría sobre el intercambio de saliva con el bebé son muy claras: "No compartir chupete, biberón, cucharas ni besos (...) si se trata de una madre con una boca sana no hay ningún problema. Pero muchas veces esa flora es patológica", acotó.

Mayné alertó de los riesgos de mezclar floras e insiste que lo normal en el comportamiento de las personas es no compartir vasos o cubiertos. La experta consideró que, antes de adoptar el hábito de traspasar saliva al bebé mediante el biberón, "hay que valorar el riesgo-beneficio".