Salud reproductiva

Síndrome de Enfermedad Post Orgásmica, un misterio para la ciencia médica

Luego de tener una relación sexual normal y satisfactoria, o simplemente tras una masturbación o una eyaculación involuntaria, algunos hombres comienzan a tener síntomas que van desde el dolor de cabeza hasta la depresión. El Síndrome de Enfermedad Post Orgásmica es considerada una enfermedad rara.
image

Síndrome de Enfermedad Post Orgásmica, un misterio para la ciencia médica

El Síndrome de Enfermedad Post Orgásmica (POIS, por su sigla en inglés) es un mal catalogado entre las llamadas enfermedades raras que afecta a algunos hombres, quienes tras un acto sexual sufren en menos de una hora una serie de síntomas cuyo grado y aparición varían en cada caso.

Tras tener una relación sexual absolutamente normal y satisfactoria, o simplemente tras una masturbación o una eyaculación involuntaria, algunos hombres comienzan a tener síntomas que van desde el dolor de cabeza a la fotofobia o la depresión. A eso se le suma una sensación de cansancio capaz de postrarles en la cama, mientras que la capacidad de concentrarse o, incluso hablar, quedan mermadas.

Esta enfermedad, descubierta para la literatura médica en el año 2002, representa un reto para la comunidad científica. Diez años después todavía no se explica cuáles son los mecanismos que desarrollan este síndrome, por qué se produce sólo tras la eyaculación y lo más importante para los afectados: Qué tratamiento puede ser efectivo para contrarrestar estos dolores.

El doctor Martínez-Salamanca, especialista en Urología y en Sexualidad del Hospital Universitario Puerta de Hierro en Madrid, explica la complicación de este síndrome: "Acaba de nacer para el conocimiento científico y el problema es que, aunque se ha hecho algún estudio, todavía no hay datos concluyentes, por lo que si todavía no se saben las causas que lo provocan, menos se conoce un remedio", comenta.

Entre las hipótesis que siguen los científicos, muchos apuntan a motivos puramente psicológicos, algo que pacientes y médicos descartan. "Otra de las complicaciones de esta enfermedad es que existen dos tipos, Está el POIS primario, que son aquellas personas que desde siempre han sentido estos problemas al eyacular; y el adquirido, que lo han desarrollado por algún mecanismo que todavía se desconoce y que ha dado lugar a que muchos científicos piensen que el origen de este síntoma es psicológico", explica Antonio Fernández Lozano, urólogo, andrólogo y responsable de la Unidad de Alteraciones Eyaculatorias de la Fundación Puigvert de Barcelona.

Otra vía de investigación apunta a la alergia al semen. En 2009, el holandés Marcel Waldinger llegó a esta teoría al investigar a 45 pacientes que permitieron someterse a una prueba de alergia en la piel que utilizaba su propio semen en forma diluida. Posteriormente, los resultados determinaron que 88 por ciento de ellos tuvieron una reacción alérgica.

Moviéndose también en el terreno de las hipótesis, los doctores Fernández Alonso y Martínez-Salamanca se inclinan a pensar que se trata "de un problema con base neurobiológica". Ambos creen que esta afección se explica por alteraciones en las hormonas que se generan en el momento del orgasmo y en los neurotransmisores.

Los especialistas avisan de los peligros de automedicarse sin control médico. "Hasta que se encuentre una base común sobre esta enfermedad, si van a empezar a tomar tratamientos que encuentren por internet, es mejor que lo controlen con un médico para evitar efectos secundarios", explica Martínez-Salamanca.

"Por ello animo a los que nos puedan estar leyendo y crean que este es su caso a que nos consulten", finaliza.

Con información de elmundo.es

elmundo.es