WWW.CIENCIASALUD.COM.MX

ciencia y salud, noticias de medicina, bienestar y salud

pexels yangjunjun 7930969
Colaboradores Prevención de Enfermedades Salud Sexual

¿Qué es la disfunción o impotencia sexual?

Dr. Leonel Arguello Yrigoyen, Médico especialista en Epidemiología.

Es la incapacidad del varón para realizar el coito por ausencia de erección o por imposibilidad para su mantenimiento. Puede ser por alguna lesión o enfermedad física o mental. El orgasmo de la satisfacción sexual es mental, físico y emocional, manifestado por las contracciones rítmicas de la musculatura genital en las mujeres y la eyaculación en los hombres.

La actividad sexual se ve afectada por la edad, el estado de salud y el sexo. En una encuesta poblacional, los hombres tenían más probabilidades que las mujeres de ser sexualmente activos y de tener una vida sexual de buena calidad, sin embargo, los hombres mayores informaron una mayor incidencia de preocupaciones sexuales con el envejecimiento, lo cual es normal. Entre el 50 y el 80% de los hombres y mujeres mayores de 60 años continúan siendo sexualmente activos, lo que generalmente se define como tener relaciones sexuales al menos una vez al mes.

Los cambios relacionados con la edad no deben considerarse como presagios de deterioro físico o disfunción sexual, no hay que tener miedo y así serán más capaces de adaptarse. Por ejemplo, centrar más su atención en la placentera intimidad sensual de los juegos previos sexuales, no preocuparse por la anticoncepción y los embarazos no deseados, mejorar la comunicación entre las parejas, ajustar las prácticas sexuales para mantener o incluso mejorar los niveles anteriores de disfrute. En los hombres influye más su salud física y en las mujeres la calidad de la relación es más importante.

Cualquier enfermedad médica que afecte el suministro de sangre o la inervación nerviosa del tejido genital puede servir como causa principal de disfunción sexual, entre los están la neuropatía diabética, enfermedad vascular periférica, cáncer, accidente cerebrovascular, enfermedad de Parkinson y enfermedad pulmonar.

READ  Atelectasia pulmonar

Para realizar una evaluación y tener un diagnóstico es necesario una historia médica y psiquiátrica completa, un examen físico centrado en la función urológica o ginecológica realizado por un especialista, seleccionar estudios de laboratorio, incluidos los niveles de testosterona y prolactina si se sospecha una etiología metabólica u hormonal. Igualmente se debe averiguar sobre medicamentos que toma, ya que pueden afectarlos.

El examen del estado mental es para identificar síntomas de ansiedad, depresión y la relación de pareja que pueden estar bloqueando el deseo y el desempeño, o pensamientos que interfieren con la excitación sexual. Además, es fundamental preguntar acerca de la calidad de las relaciones actuales de un individuo, ya que el estrés conyugal o de pareja son factores importantes asociados con la disfunción sexual. Se puede utilizar un cuestionario del comportamiento sexual de los últimos seis meses, que ayuda a clasificar el problema para su abordaje.

Dentro de los tratamientos específicos están la educación sobre los cambios tanto normales como patológicos en la función sexual en la vejez, lo cual puede reducir el miedo excesivo y aumentar la aceptación de estos cambios. Apoyo mental, medicamentos, supositorios, inyecciones y dispositivos.

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 5 =